Semillas bonitas


¡Hola Comilones!

Ya está aquí la receta del postre de la anterior entrada ;)

Tenía ganas de hacerla pero me faltaba un ingrediente clave, las semillas amapola! Madre mía me ha costado lo mio encontrarlas y ahora las veo hasta en la sopa. Bueno pues eso, el gran ingrediente son las bolitas negras, semillas de amapola.

Por cierto, Let's eat! tiene Instagram propio así que a partir de ahora iré poniendo ahí las fotos de las recetas y otras cosas que pasen por delante del objetivo jejeje, para seguirme buscad @lets_eat_blog y darle a seguir :)

Volvamos a la receta, otro ingrediente que usé era de lo mas natural que podía usar, limones recién cogidos de un árbol, huele taaaaaan bien la fruta recién cogida y no procesada por la industria, si podéis usad siempre fruta de huerto, es decir, comercio de proximidad sin intermediarios ni cámaras de refrigerado por medio.

Así que ya sabemos dos ingredientes, pues vamos ya con el resto para preparar unas deliciosas Madeleines de limón con semillas de amapola.

Ingredientes:

  • 3 huevos + 1 yema
  • la ralladura fina de 1 limón
  • 150gr azúcar
  • 150gr harina
  • 1 cdta levadura en polvo
  • 150gr mantequilla fundida fría
  • 1 cda semillas de amapola
  • Aceite para engrasar el molde
Preparación:


  1. Calentamos el horno a 190º y engrasamos el molde.
  2. Batimos los huevos, la yema, la ralladura y el azúcar hasta que estén bien combinados y la masa tenga un color blanquecino.
  3. Tamizamos la harina y la levadura encima de la mezcla anterior e incorporamos.
  4. Añadimos la mantequilla fundida y por ultimo las semillas y removemos hasta que esté todo bien incorporado.
  5. Ponemos la masa en los moldes y al horno durante 10 minutos.
  6. Sacamos y dejamos que se enfríen, luego...

El glaseado

Glaseado:

  • Zumo de limón recién exprimido
  • Azúcar glas
  1. Ponemos el azúcar en un cuenco y poco a poco vamos incorporando el zumo de limón hasta obtener la consistencia deseada.
  2. Rociamos las Madeleines con el glaseado.
  3. Morimos de placer.


Lo mejor de esta receta es el olor a limón que deja en la casa, me encanta rallar piel de limón, es como un ambientador en versión natural.

Yo hice los pastelitos en cuatro moldes diferentes, todos en versión individual que así no se secan tan rápido y son fáciles de almacenar y/o transportar para comer fuera ahora que viene el calorcito.
Las diferentes formas

El limón se puede sustituir por naranja o cualquier concentrado/aroma de frutas que os guste.

Rico, rico




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Que opinas, te atreves con ella? Si yo he podido cualquiera puede :)