Pastel torre de Pisa


¡Hola Comilones!

Dicen que la intención es lo que cuenta, que si está bueno no pasa nada, pero jolin... hay veces que la cosa podría quedar chulisima y lo que sale es un churro.

Para celebrar el día de la madre decidí hacer algo nuevo y encima un reto, el reto Dream Team Dulce del blog de Megasilvita.

Preparado de crepes
El reto consistía en preparar un pastel diferente, cambiando el bizcocho de siempre por capas y capas de crepes, con relleno entre ellas. El reto no era hacer las creps (para mi si) sino cambiar y crear nuevas combinaciones de relleno, en el enlace a su blog veréis su receta, aquí os pondré mis cambios ;)

Lo primero era hacer crepes, en la vida las he preparado así que para ahorrar tiempo, y evitar desastres, compré un preparado para crepes de Dr. Oetker, preparé un bote entero y decidí que era suficiente (luego veréis porque).
Detalle flor de azúcar ;)

Para los rellenos me esmeré un poco mas, jeje, y preparé un Lemon curd y una compota de manzana que en próximos post os diré como preparé :)
Crepes con los tres rellenos

Así que me dispuse a montar la tarta y fue cuando el mundo explotó, jajaja. Parte del problema seguramente sea mi falta de experiencia preparando crepes, no eran las típicas ultrafinas, así que iba poniendo crepe, relleno, crepe, relleno... y así combinando los tres rellenos (el tercero era simplemente philadelphia con azúcar glass) y de golpe se empieza a mover, sí sí, a mover hacia un lado!!
Lemon Curd y Compota de Manzana

Por eso no puse mas pisos de crepes, con las que preparé tenía suficiente, tenía miedo que de tan alta terminase en el suelo... Pero la terminé con azúcar glass y una rosa preciosa de azúcar y como era para la familia la estética no cuenta tanto.
Terminado

Oh dios que rica la tarta, no podía dar crédito! y como había sobrado Lemon Curd y compota pues... mas por encima!! y delicioso, no quedó ni una gota de salsa en el plato y ya me han dicho que en forma de tarta no pero sueltas sí que van a querer mas en casa.
Capa a capa, el corte

Así que hay veces que realmente la intención es lo que cuenta y mi madre se llevó por su día un buen puñado de pelis, una pizza en forma de corazón y una tarta diferente y muy gustosa.
La pizza-corazón