Pan con pan comida de...


¡Hola Comilones!

Hoy no hay receta, hoy os quiero hablar de pan. Pan, en casa somos de baguette y pan de molde, como mucho alguna vez pan de chapata para hornear y tomar con embutido pero ya; así que cuando gané un concurso de las panadería El Fornet me puse la mar de contenta. El premio obviamente era pan, sino vaya tontería hablaros de mis costumbres panaderas..., pero no pan cualquiera, panes de su sección Gourmet!! 2 panes cada día, durante 7 días, que yo escogiese, alucina!
Hay veces que por pereza, otras por desconocimiento y otras pues a saber porque no pruebas nada y te quedas con "lo de siempre", que gran error, el pan esta buenísimo y sin pasarse no es malo, además con la de variedades que hay puedes usarlos para mil cosas como bocadillos, bases de cocas, como acompañante o elemento de un plato diferente...
En estos días he probado un total de 11 tipos de pan y he repetido 3, estos son los panes:

  • Multicereales: este es uno de los repes y es que me ha enamorado. Tiene la corteza llena de pepitas y cereales que también encuentras en la miga interior. Rico rico. Según internet este pan aporta vitaminas del grupo B y favorece el rendimiento muscular.
  • De espelta:también repetido porque a mi madre le va bien la harina de espelta, que es una harina de las llamadas antiguas, ahora se vuelve a usar cada vez más porque algunos alérgicos (no celíacos!!) la pueden tomar, a parte de que lleva omegas y minerales que ayudan al cuerpo. De corteza finita.
  • De olivas: tanto negras como verdes, muy rico y que cogí dos veces porque mi hermana mayor no tubo ocasión de probarlo. Quizá lo que menos me gustó fue la cantidad de aceite que desprendia al cogerlo, era un poco pringoso pero oix que gusto le dan las olivas al pan ^_^
  • De Kamut: ni fu ni fa, un pan normal que también se hace con una harina antigua, el Kamut.
  • Pasas y nueces: a mi familia les encantó y a punto estuve de volver a cogerlo pero las pasas a mi no me gustan y aunque se podían quitar con facilidad de las rebanadas prefería coger otros, eso sí, las nueces ñam ñam.
  • Alemán: consistente, es esponjoso como un pan de molde pero llena como una piedra! Con algún cereal por encima este pan tiene un color marronoso que no es el que acostumbramos a ver, clarito y blanquito, no. Según mi cuñado va genial para ganar peso. Aunque no lo probé creo que con mermelada y para desayunar tiene que estar riquísimo.
  • De pueblo: en casa dijimos que era como nuestro pan de payes, genial para tostar y mojar con aceite, sal y tomate.
  • De hogaza: otro pan bastante normal, no tiene un sabor diferente y puede servir bien para ponerle cosas encima y llevarlo al horno, como quesos o pimientos.
  • Gallego: este lo podemos encontrar en formato "bola" o en formato barra, yo cogí la barra porque el otro yo creo que pesaría lo mismo que yo y al final se nos saldría el pan por las orejas jejeje. Es un pan bueno parecido al de hogaza y el de pueblo. Todos tienen buenas cortezas que van bien para calentar al horno y que sujeten todo lo que les pongamos encima.
  • Chusco: también lo llaman Nature es de corteza gruesa pero en tipo barra y como su nombre indica todos los ingredientes son naturales y la fermentación es lenta. Este lo comimos con embutido y estaba muy bueno.
  • Coca de aire: tipo chapata, muy rica y genial para preparar cocas (como su nombre indica), un ratito al horno y a comer!!
Aquí tenéis las imágenes de los panes :) adivináis cual es cual?

Cada día dos por favor :)

Y vosotros sois de comer pan? Ahora en casa nos sentiremos raros después de esta semanita.



Ciao! Una sopita para entrar en calor


¡Hola Comilones!

Whole Kitchen en su Propuesta Salada para el mes de octubre nos invita a preparar un clásico de la cocina Italiana: SOPA MINESTRONE.

Ahora ya veis el porque del ciao, que puede parecer raro pero se dice tanto para decir hola como adiós, pero supongo que entenderéis que yo os digo Hola :)
Pues vamos con esta receta italiana que para momentos de fresquito va genial porque es una sopita calentita llena de verduras y hortalizas que para el cuerpo nos irán genial, con eso de que se acercan fiestas (relativamente cerca) podemos perder unos kilos que seguro acogeremos encantados en Navidad.

Como cualquier receta hay variantes y se puede adaptar a los gustos de los comensales, si alguien es alérgico a algún producto o no es de su agrado siempre se puede quitar o sustituir por otro, es lo bueno de la cocina!! Así que para esta receta yo añadí cosas, quité otras y, para que mentir, me olvidé de algunas...

Ingredientes* para 5-6 platos:

Las verduritas listas para pelar y cortar
  • 1 cebolla
  • 50-100gr beicon
  • 100gr champiñones
  • 200gr acelgas
  • 2 puerros
  • 100gr guisantes
  • 300gr judías verdes
  • 2 calabacines
  • 1 patata grande
  • 1 zanahoria grande
  • 1 ramillete de albahaca
  • aceite de oliva
  • sal
  • pimienta
  • 1,5l de agua
Beico, opcional si queremos una receta vegetariana


Antes de preparar una receta es importante leerse los pasos para saber que hacer en cada momento, puede parecer una chorrada pero hay veces que se te gira una palabra y pones a hervir algo cuando en realidad tenías que freírlo y claro, la receta no será igual. Hablo por experiencia y por esta receta.

Pasos:

  1. Cortamos la cebolla a cachitos i la ponemos en una olla junto con dos cucharadas de aceite y el beicon cortadito.
  2. Limpiamos los champis i los cortamos a laminas, a dados... como gustéis.
  3. Cortamos, pelamos, limpiamos y troceamos el resto de verduras.
  4. Sofreímos la cebolla con el beicon.
  5. Agregamos el resto de verduras (aquí yo agregue la albahaca pero debería ponerse mas adelante, no fue un gran alboroto y la cosa salió bien). Removemos bien.
  6. Poco a poco vertemos el agua y la llevamos a ebullición a fuego medio-lento, una vez empieza el chup-chup tapamos la olla y bajamos el fuego al mínimo.
  7. Ahora picamos la albahaca y la mezclamos con 3 cucharadas de aceite. (Esto no lo hice porque agregue la albahaca picada junto con el resto de verduras, la casa olía de maravilla). Antes de servir la sopa agregamos la mezcla y removemos.
  8. Rectificamos la sazón si hace falta.
  9. Servimos y a comer!


El proceso :)


* Si no se añade el beicon puede resultar un plato perfecto para vegetarianos. Si queremos, unos 20 minutos antes de servir, podemos agregar pasta y así darle un toque mas de caldo. Las verduras pueden cambiarse, añadir, quitar... a gustos y la cantidad cambiará según los comensales.

La verdad, es un plato perfecto para los días de frío y aunque pueda parecer poca cosa con tanta verdura llena lo suficiente y el olorcito que deja es mmm.... buenísimo!



Seguro que repito la receta este otoño, me encanta como quedó y el sabor.

A comer!!



Aquí huele a queso


¡Hola Comilones!

Llevo un par de meses de parón, soy un caso, yo lo se, en mi casa lo saben, mis amigos lo intuyen y vosotros acabáis de enteraros, pero aquí estamos con una receta (si, yupi!), de les tres veces que la he comido dos han sido para cenar y una para comer así que no es ni ligera ni pesada; aunque siempre dependerá de la cantidad que hagáis jeje.
Los ingredientes son sencillos y por eso me decidí hacerla, ya que la primera y segunda vez que la comí fue porque me la habían preparado ^_^
Todo empezó una noche de sábado, la panaderia/bar/restaurante de debajo de casa celebraba un año y hacían una pequeña fiestecita así que nos fuimos a cenar con la familia (nada mafioso, eh!). La verdad es que soy un poco rara comiendo pero algo de la carta me llamo a gritos, tostada de lechuga con beicon y brie :D DE-LI-CIO-SA aaayyy que rica, y al ver que era tan sencilla pensé que un día tenía que prepararla en casa y así fue.
Los ingredientes

Ingredientes para 2 personas:

  • 4 rebanadas de pan de molde (o chapata que cruje)
  • lechuga
  • 1-2 tiras de beicon por rebanada
  • brie (al gusto, si os gusta mas pues trozos grandes, si os gusta menos pues trocitos...)








Pasos y resultado final (falta el paso del beicon, se me olvidó...)
Preparación:


  1. Precalentamos el horno a unos 150º
  2. Tostamos el pan (si es de molde) y lo ponemos en los platos donde lo serviremos.
  3. ponemos encima las hojas de lechuga.
  4. Freímos el beicon al gusto (mas o menos crujiente). Lo ponemos encima de la lechuga.
  5. Cortamos el queso Brie y lo ponemos encima del beicon.
  6. Ponemos en el horno el plato montado para que el queso se funda un poco, eso dependerá de silo queremos mas o menos fundido.
  7. A comer!!
Que os parece? A mi me encantó y ya pienso en el próximo día que lo haga.