Usagui (o Usagi)


¡Hola Comilones!

Ayer me fui de merendola con una amiga y me llevó a un salón de té, bar, tienda de pastelitos y restaurante (pequeño) japonés de Barcelona que se llama Usagui.

Vinilo en la puerta
El lugar está escondido, media barcelona habrá pasado por delante sin saber la joyita que se esconde en este semi sótano. El lugar está cerca de la Plaza Molina y se puede llegar con mucha facilidad, que se agradece.
Figuritas de la suerte

Si sabes japonés genial, sino quizá mejor que te ciñas a lo que tienen porque el tema del idioma lo dominan poquito, se defienden. Aunque está todo bastante bien explicado y yo que soy de tocar las narices al personal con mil preguntas no tuve ningún problema para escoger sabiendo lo que comería y bebería.
Carta de té
Carta de Mochis
El único "pero" que le pondría es el ritmo, tardaron entre veinte y treinta minutos en servir lo que habíamos pedido (no solo a nosotros) y eso que lo más complicado era el frappé de Matcha. Pero bueno, por surte estaba todo rico.
Platillo para dejar los cubiertos con forma de conejito ^^

Yo pedí una mousse de fresa con bizcocho de chocolate y frutas y para beber un melón soda (bebida burbujeante tipo cola con una bola de helado de vainilla encima), mi compi se pidió el frappé de Matcha y una porción de pastel de chocolate, mascarpone y pasta de plátano. Compartimos un melonpan.
Mi mousse y el Melón Soda con helado (ya viene así)

Frappé de Matcha, pastel de chocolate y mascarpone y el melónpan
El lugar es pequeñito y agradable, tienen algún detallito para comprar como teteras o mezcladores de Matcha y puedes encargar pasteles para ocasiones especiales. La carta de los pasteles es genial porque te dibujan una porción donde indican todo lo que llevan, nada de sorpresas.
Carta de los pasteles

Sin duda un lugar para volver y poder degustar más repostería japonesa auténtica.

Agradecen que se terminen las cosas



Chocolate a la jarra


¡Hola Comilones!

Sí, el titulo está bien, es a la jarra aunque cada uno que lo sirva donde guste.

Pues nada, que tenia ganas de ser una moderna de Instagram y hace unas semanitas me decidí a comprar cuatro jarras Kilner en Maria Lunarilllos (dos se rompieron por defecto de fabrica pero fueron tan amables y eficientes que de verdad recomiendo comprar en su web, me llegaron las nuevas en menos de 24h!!) y de ahí viene el titulo, de poner el chocolate en las jarras y no en vasos o tazas.

Las jarras, ya sin el chocolate (demasiado rico para que dure toda una sesión de fotos)
La receta es sencilla, la que yo preparé porque hay mil y una por internet y libros, pero a veces lo simple es lo mejor, nada de complicarse que luego toca lavarlo todo ;)

Necesitamos para 3-5 personas:

  • 1/2 litro de leche entera
  • 1 tableta de chocolate negro para fundir
  • Especias al gusto
  • Azúcar al gusto
  • Nata para montar (o montada) al gusto
  • Nubes o toppings al gusto
Al lío!!:

  1. En un cazo ponemos la leche y las especias a calentar (yo puse una cucharadita de canela), removemos para que se integre.
  2. Cuando la leche rompa el hervor quitar del fuego y añadir el chocolate troceado, remover hasta que se integre y devolver al fuego.
  3. Probamos y si hace falta rectificamos el gusto añadiendo azúcar.
  4. Remover para que espese un poco si queremos y servir.
Opcional:
  • Una vez servidos podemos añadirle nata montada por encima (de bote o montada por nosotros).
  • Para darle un toque diferente también se le puede añadir mini nubes o cualquier topping que nos guste como siropes, cereales...
Hasta la última gota

Y ahora a disfrutar de un buen chocolate, que con el fresco que hace y que a las seis ya está oscuro nos sentará de maravilla mientras vemos la peli del domingo por la tarde espachurrados en el sofá y con las lucecitas del árbol de fondo.
A disfrutarlo

Que paséis unas felices y dulces fiestas ^_^





Afterwork Cacao Sampaka + Ron Botran


¡Hola Comilones!

El pasado jueves asistí a una cata de Ron y Chocolate, difícil decir que no a un evento que une dos cosas que me gustan.

Cocktail de bienvenida
El lugar del encuentro fue en la tienda/cafetería de Cacao Sampaka de la calle Consell de Cent, 292. Que lugar señores, chocolate de mil y una formas y sabores y al final de todo, una formación en L con todos los cachivaches listos para la cata.

Y quién, o qué, fue el encargado de la bebida? Ron Botran, llegado desde Guatemala dispuesto a pegar fuerte con sus tres variedades de añejos.

Así que con dos grandes juntos y cada uno sabiendo mucho de lo suyo nos explicaron un poco la historia de estos rones y el porqué de su singularidad. Un recorrido por su historia y procesos que me resultó muy entretenida y de la cual desconocía casi todo (digo casi porque pude ir hace unos años a la fabrica de Ron Barceló pero poco tiene que ver con el proceso artesanal de Ron Botran).
Cada Ron con su Bombón ;)

Los chocolates (bombones rellenos) que degustamos fueron escogidos
Los Bombones
previamente para que al juntarlos con el ron sus sabores se unieran y nos ayudaran a descubrir matices y reacciones inesperadas.

Tengo muy claro que volveré a Cacao Sampaka a:

  1. Tomarme algo (o todo!)
  2. Comprar sus deliciosos chocolates

Tengo muy claro que después dela explicación de los rones que probamos y su elaboración no tengo ni idea del mundo que se me ha abierto delante, la de cosas que tengo por descubrir sobre el ron.
Cocktail de despedida